1

IV

El ojo hinchado se le caia seguido de un rastro de pus mientras el olor nauseabundo penetraba cada rincón del lugar y desde la puerta, Nina pensó que tal vez era buena hora de enterrar a su conciencia.

1 comments:

Javi

Qué grotesco. ¡Me encanta!

Post a Comment

Siguiente Anterior Inicio

Memories