Powered by Blogger.
RSS

El Ruiseñor

 Todas las mañanas se levantaba a cantarle a la salida del sol, como Dios lo había acordado aquel día. Una nunca sabe lo que una puede ser capaz de hacer con tal de no hacer nada, y ella había decidido que si habría de hacer algo en este mundo era cantarle al sol. Y con gran corazón y alegría, cantaba sus himnos y alabanzas, regocijo vil y pleno en su quehacer diario. Nadie en este mundo jamás dudó de su entrega ni de su convicción de que su labor era importante, como la del rocío, la primavera y las abejas. 

Lástima que el sol no compartía su alegría... y realmente nosotros tampoco... porque, ¡ah cómo cantaba gacho la susodicha chimoltrufia!

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comments:

Post a Comment