Powered by Blogger.
RSS

Wonsuponatime Act 4

Habían pasado años ya desde que aquella luz brillante iluminara el cielo nocturno, haciendo que los ángeles salieran de su escondite y convirtiéndolos en blancos perfectos para los cazadores que los esperaban. Observados ahora como objetos de valor en el mercado, los ángeles habían comenzado a darse cuenta lo que se sentía convertirse de pronto en una especie en peligro de extinción, y los demonios, riéndose de su miseria, habían comenzado a tomar el control del mundo que los emplumados alguna vez reclamaron en nombre de su Padre.

Jophiel recordaba con nostalgia los buenos tiempos.

Apenas sí se pudo arrastrar fuera del contenedor de basura en donde se había estado ocultando las últimas cuatro horas, percatándose de que su escolta o había muerto o había decidido que era mejor continuar sin ella. Honestamente, no lo culpaba si había tomado la segunda opción. Había sido herida severamente por uno de los cazadores, y ahora la sangre brotaba de la herida que tenía en la parte derecha de su torso, cubriéndola con un trapo sucio y viejo que se había encontrado por ahí. Sus alas estaban dañadas, arrastrando una y prácticamente desprendida la otra, pero el dolor ya comenzaba a adormecerse, lo cual quería decir que realmente no tenía mucho tiempo. Sus ojos cafés observaban sus alrededores, asegurándose de que no hubiese cazadores cerca que hiciesen de ella un trofeo, caminando torpemente y deteniéndose en la pared húmeda del callejón, cada vez sus heridas lo hacían más difícil tomar el aire que su cuerpo necesitaba para seguir con vida.Siempre quiso saber lo que se sentía ser uno de ellos, de los monos parlantes y curiosos que vigilaba desde su puesto. Ahora, gozando de plena sensación de dolor, pensaba en que los monitos eran mil veces más resistentes que los ángeles pues ellos se enfrentaban a esto una y otra vez.

Se detuvo y vio hacia arriba para asegurarse de que no hubiese algún tirador en el techo de los edificios. El cielo seguía nublado luego de tres semanas y media, y en ese momento se preguntó si tal vez los rumores de la muerte de Miguel habían sido ciertos pues nadie lo había visto o había sabido algo de él últimamente. Al último que ella había visto había sido a Rafael en las ruinas de Cis-jordania, riendo con fuertes carcajadas y luego llorando mientras sostenía la cabeza de algo parecido a una criatura entre sus manos, sus alas ya ausentes y su ropa hecha harapos. Se recargó a la pared y lentamente se dejó caer al suelo, tratando de contener las lágrimas y sacando fuerzas de donde podía para poder llegar al santuario más cercano, en donde estaba segura que le brindarían agua, comida y ayuda médica para atender sus heridas, pero no harían mucho para brindarle lo que ella realmente necesitaba, que era esperanza de que esto terminara pronto. Tal vez Metratrón tenía razón al decir que Dios ya no estaba con ellos y que los había dejado solos para lidiar con esa guerra celestre que él y Lucifer habían comenzado.

Jophiel no puso resistir más. Su cuerpo se rindió justo cuando unas manos estuvieron ahí para pescarla antes de que tocara el suelo. Sus ojos cansados lograron ver a la figura que la sostenía y cuyos ojos la miraban con compasión.

- ¡Jophy! – escuchó su voz. Sonrió, llevando una de sus manos sangrantes hacia el rostro de aquel que la reconocía.
- Mi Danká – dijo tocando el rostro del otro suavemente. Se volvió a ver al otro joven que se inclinaba para revisarla.
- Ha perdido mucha sangre – dijo con voz gruesa. No lo reconocía, pero sabía que no era malo pues el aura que expedía se lo repetía una y otra vez.
- Un santuario está casi a la vuelta de la esquina – dijo Danká tomando a Jophiel entre sus brazos y cargándola. Su compañero avanzaba a su lado, ambos moviéndose cautelosos entre las calles. Jophiel se sonrió. Estaba segura, se decía, entre los brazos de Danká.
- Así… - dijo suavemente al sentir que lentamente el dolor de su espalda se resbalaba y una paz intensa comenzaba a invadirla – esto debe ser el paraíso.



TBC....

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Wonsuponatime Act 3


La Cafebrería abría sus puertas a las cinco de la tarde y cerraba antes de la medianoche, ofreciendo luz tenue y música de pseudotrova a quienes se atrevieran a realmente ponerle atención a aquello. Era martes, por lo que la mesa de la esquina oeste del local era ocupada por el joven de las gafas que – todos los martes – asistía con un gran pilado de libros mismos que leía a una velocidad impresionante, acompañado de un café capuchino y un cigarrillo que nunca tocaba.

- Vengo con el güerito de los lentes – dijo el hombre que acababa de entrar, señalando al jovencito nice sentado detrás de sus libros. Tomando asiento frente a él, hizo caso omiso de la mujer detrás del mostrador le ofreció una bebida, directo al grano – Daima leisha…
- No me gusta usar el idioma en este lugar – dijo el otro sin siquiera levantar la mirada de los libros, con actitud arrogante y voz de quien acaban de molestar de algo realmente importante - ¿Qué quieres?
- Tal vez te interese saber que se abrió una puerta dimensional hace dos días…
- Noticias viejas no me interesan, ahora si no tienes nada más relevante que decirme, te sugiero que te retires antes de que termine mi paciencia y me dejes regresar a mi lectura.
- ¿Qué? ¿Te crees mucho porque acabaste con un regimiento?

El joven de las gafas levantó ligeramente la mirada; una chispa de advertencia cruzó por ella – un brillo espectralmente dorado.

- No – dijo molesto – Me creo mucho porque acabé con un regimiento y volví loco al Comandante Supremo de dicho regimiento, que casualmente resultó ser uno de los Siete Magníficos. Ahora, voy a regresar a mi lectura, y si te atreves siquiera a respirar para distraerme, juro por todo lo que consideres santo que desearás jamás haber salido del infierno para conocerme a mi, ¿estamos claros?

El otro resolló molesto, se levantó y se fue. El joven de las gafas regresó entonces a su lectura, ignorando completamente todo a su alrededor, una actitud que la mayoría de los demonios odiaban de su parte, pero que a él no parecía importarle un soberano cacahuate. Aún cuando no era un demonio de alta alcurnia, Aramis era de respetarse. Se decía que era el mejor asesino del infierno e inclusive que se codeaba muy cercanamente con Nergal, el Jefe de la Policía Secreta del Infierno. Tal era su fama, que con sólo mencionar su nombre, hacía temblar a más almas que la presencia de Satanás mismo. Se decía que ni siquiera Miguel había podido medir fuerzas con él, pues aparte de ser gran espadachín y maestro en las artes mágicas, Aramis no era ajeno a las altas esferas celestes, siendo que él mismo había pertenecido a ellas no hacía mucho tiempo. Hasta hoy, nadie sabía por qué había decidido abandonar esa vida y dedicarse a lo que se dedicaba ahora.

No pasaron ni veinte minutos del incidente cuando otro hombre tomó asiento frente a él. Este era delgado, de aspecto galante, moreno y de ojos que parecieran no decir mentira alguna. Al momento de sentarse, la chica del mostrador ya traía consigo una taza de café caliente que colocó sobre la mesa.

- No deberías ser grosero con la gente, particularmente con Sammael. – le dijo seriamente agregando azúcar al brebaje – El muy sentimental luego va y llora como señorita. ¿Sabes lo que es tener que ver al Jefe de tus Cazadores llorar como señorita? Es bastante vergonzoso.
- No es mi culpa que tengas maricas bajo tus órdenes, Nergal, varias veces te lo he dicho – dijo el otro bajando el libro y colocando las gafas a manera de separador - ¿Tienes algo para mí?
- Una puerta dimensional se abre y dos ángeles de tu dimensión pasan por ahí, ¿te llega algo extraño?
- Me suena como que quieren que hagas un ejemplo de ellos y vendas sus alas al mejor postor – sonrió el otro. Nergal rió.
- No me gustan las sorpresas, Aramis, lo sabes – dijo - ¿Hay algo que quieras decirme?
- Que eres feo, pero supongo que eso ya lo sabes.
- Déjate de bromas…
- Y tú déjate de estupideces. Cumplí con mi parte: no esperes ahora extender mi contrato porque no estoy interesado. Como lo dije a mi arribo, no estoy aquí para cazar angelitos, ese es tu trabajo. Yo estoy aquí para matar a un Dios.
- No puedes matar a un Dios. Un Dios es un Dios. La inmortalidad viene entre los beneficios de ser adorado por legiones, obedecido ciegamente y tener un enorme amor propio.

Aramis se inclinó sobre la mesa, acercándose a Nergal con una sonrisa leve y una chispa siniestra.

- ¿Y quién dijo que por ser Dios tienes que ser inmortal? – dijo en voz baja. Nergal se recargó incómodamente en el respaldo del asiento mientras que Aramis se regocijaba ante las reacciones del demonio frente a él.
- Yo no estaría tan sonriente si fuera tú – dijo Nergal cruzado de brazos.
- ¿Vas a llorar como Sammael? – dijo Aramis recargándose en el asiento con un aire de burla. Nergal tomó la taza y dio un sorbo al café frío para luego decir:
- Uno de los ángeles es Danishka Khali Emmet Du Lizokiwa –y la sonrisa de Aramis se desvaneció de pronto. Nergal se sonrió maliciosamente – Eso, – dijo llevándose la taza a los labios para beber el resto del contenido – me gusta verle la mirada al lobo cuando le acaban de decir que su cazador está cerca.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Wonsuponatime Act 2

A veces despierto a medianoche y el aroma a sándalo se escurre por la casa. Pero no hay sándalo. Ni siquiera en las varitas esas que venden en las tiendas esotéricas, de las cuales soy fanático solamente por el aroma. No puedo recordar la última vez en que vi su rostro, pero recuerdo perfectamente sus palabras, como si acabara de decírmelas no hace ni cinco minutos.

"Vuelve pronto."

Han pasado casi diez... cinco... no, definitivamente diez años desde que me dijo eso. "vuelve pronto". como una maldición. Como algo que le dices a alguien que no quieres que regrese, que quieres que se quede en donde está, que te quieres arrancar de la existencia. "vuelve pronto". Ella lo dijo queriéndolo decir en serio. O al menos eso quiero creer. De eso "`pido mi limosna", como dicen vulgarmente por estos rumbos.

He cambiado ya tres veces de colegio, cinco de ciudad y dos veces de auto. Me he dejado crecer el cabello, la barba, el bigote... y luego los corto. Y luego los extraño y me los dejo crecer otra vez. Es un ciclo vicioso, como este de andar aquí cuando quisiera regresar a casa, con mis amigas, con ella --- particularmente con ella, para decirle lo mucho que la quiero, que me ha gustado desde el primer día en que la vi en el patio del colegio y que todo lo que esta estúpida salamandra ha hecho hasta este momento ha sido un esfuerzo estúpido por impresionarla.

No hubiera querido irme, pero las cosas se dan como se dan por un motivo o razón y no puedes hacer mucho para cambiar tu situación mas que seguir órdenes. A veces, cuando voy caminando por estas calles,  me pregunto cómo es que Nocturno pudo venir aquí a perderse entre toda esta pudredumbre: qué le motivó en venir aquí, qué pacto suicida debe estar cumpliendo para estar en este lugar donde la magia se perdió cuando comenzó la industria y en donde cualquier chispazo en la imaginación es aplastado estruendosamente por las complejidades de la sociedad que cierra los ojos ante la maravilla que es el universo vivo.

Es un mundo enfermo, este en el que ahora me encuentro. Me es difícil respirar donde no existen árboles; no quiero reflejarme en la arena de los desiertos donde antes existieron ríos pero me niego a creer que las hadas - como yo - somos una especie extinta.

--- CONTINUARA....

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Wonsuponatime Act 1

La imagen le pareció algo borrosa, pero poco a poco se fue aclarando para dar lugar a un desierto de arenas azules y dos lunas en un cielo muy estrellado. Aquello que se miraba a lo lejos era como un templo de plata, rodeado por hermosas fuentes que asemejaban doncellas llenando sus cántaros de agua y vaciándolos nuevamente en las enormes piletas. Los pasillos conducían a la puerta central, y estaban marcados con letras extrañas y números, como quien cuenta una historia antes de llegar al lugar condenado por leyendas. La entrada, hecha con enormes arcos e inscripciones indescifrables, tenía la figura de una luna menguante, con los cuernos hacia arriba, y sentada sobre ella, la imagen de una Diosa, con una corona brillante y una espada en su mano derecha…

Adentro, en el atrio, habían escalones que conducían al altar central, iluminado por la luz de la luna que entraba por la cúpula de cristal cortado y que daba el aspecto de estar flotando en el espacio estrellado. Ahí, el cuerpo de la mujer dormida flotaba sobre la mesa de piedra, rodeada de un brillo azul muy tenue y un aroma a flores exóticas que al parecer hicieron estornudar a su compañero.

- Salud – dijo. Pero supo que no era su voz. De hecho, se dio cuenta de que estaba ahí como quien ve una película; todo a su alrededor comenzó a verse tan tridimensional, tan ordinario, como quien ya ha estado ahí miles de veces y ni siquiera se pone a pensar acerca de lo que pasa ni por qué pasa.
- Gracias – fue la respuesta. Eran dos los que estaban frente a la mujer flotante; de aspecto atlético, guerreros de la antigua civilización si es posible. Usaban espadas atadas al cinto en su cintura y collares alrededor de su cuello con la forma de un ojo que brillaba ligeramente al ir avanzando hacia el cuerpo de esa mujer. Uno de ellos, el más alto, tenía el cabello negro, atado a una trenza en su espalda, tan larga que alcanzaba a llegar a su cintura. Tenía los ojos negros y la piel muy blanca. El otro era moreno de cabello corto y blanco, rebelde. Sus ojos eran de color vino (rosados y con una chispa indescriptible al mirarlos de cerca) y era más delgado que su compañero.
- Honestamente, si no puedes ni siquiera con la intención de guardar silencio mejor regrésate a tu casa – dijo el otro con actitud molesta. Se dio cuenta de que traía una mochila la cual colocó en el suelo y comenzó a sacar frascos con diversos contenidos. El otro se fue del otro lado del cuerpo.
- No fue idea mía. Yo estaba muy tranquilo en mi cantina cuando tu fuiste a sonsacarme, ahora te aguantas.
- ¡Cállate y ayúdame con esto!
- Pensé que no necesitabas ayuda… - dijo a manera de burla, pero luego vio la mirada de pistola que le lanzó el otro y mejor prefirió comenzar a preparar las mezclas en un mortero de porcelana - ¿Por qué hacer esto de cualquier forma? Pensé que todos estábamos de acuerdo en que si ha de vivir su vida que la viva como quiera, para eso es una Diosa y puede hacer lo que se le pegue la regalada gana.
- Aquí el problema no es la Diosa, sino el sueño que ella ha creado. El hechizo se le está saliendo de control y debemos ir a detenerlo.
- Debes saberlo, es tu área del conocimiento… pero… ¿cómo vamos a hacer eso?

El otro no dijo nada. Comenzaba a dibujar patrones en un pergamino con rapidez extraordinaria. Su compañero dejó de machacar las cosas en el mortero.

- Espera un momento… - dijo con una mirada indagadora - Nadie sabe que estamos haciendo esto, ¿cierto?
- ¿Técnicamente? No.
- ¿Acabamos de romper un sello divino al entrar por esa puerta entonces? – el otro sonaba alarmado ahora.
- ¿Técnicamente? Sí.
- ¡Oh Dios santo! ¡Ahora sí que me van a dar mi buena! ¡Nafián! ¡Estoy en completa violación de mi libertad condicional! ¿Sabes lo que Emicron me va a hacer cuando se entere y me agarre? ¡Me va a hacer PAPILLA, eso es lo que me va a hacer! ¡Y Anavar no va a meter las manos en el asunto porque le va a estar echando porras al toro desde la barrera!
- ¡Cállate y escucha! – el otro lo tomó de los hombros con violencia – ¡Si no hacemos esto, Emicron no te va a hacer nada porque ni siquiera se va a acordar, de hecho, ni siquiera va a existir en este plano; ni él, ni tú, ni nadie! ¿Me entiendes? ¡Debemos detener esto antes de que sea demasiado tarde!
- Está bien… pero me estás lastimando.
- Lo siento – dijo soltándolo – Sabes que tengo poco temperamento últimamente…
- Dicen que con una novia se te quita… - dijo con inocencia, luego se percató de la mirada severa de su compañero – bueno, eso dicen.

En eso, escucharon que alguien golpeaba a la puerta. La tranca que habían colocado estaba a punto de caerse.

- Creo que tenemos visitas – dijo el moreno con nerviosismo.
- Da igual, esto esta listo – dijo el otro colocando el pergamino sobre el cuerpo y lanzando lo triturado encima.

Al contacto, la luz se intensificó de tal forma que fue imposible saber lo que pasaba. El ejército que trataba de entrar sólo vio el cuerpo de la mujer, flotando como si nada hubiese pasado. Revisaron todo y no encontraron nada. Detrás de ellos venía un joven delgado de ojos grises y cortos cabellos obscuros que miraban todo con detalle. Vestía una armadura sencilla y ligera, con su espada bien atada a la espalda y avanzaba con paso lento hacia el altar, observando cualquier movimiento o detalle que el resto parecía dejar desatendido. Uno de ellos se acercó.

- ¡No hay nada, Señor! – exclamó haciendo un saludo militar. El joven lo despidió con un ligero movimiento de la mano. Había algo y él lo había visto. No había logrado conseguir ser el capitán de la cuadrilla por nada. Se puso en cuclillas cerca del altar y con la punta de los dedos tomó polvo que estaba alrededor. Se lo llevó a los labios y pasó su lengua por encima.
- Belladona – dijo en voz baja.
- ¿Señor?
- ¿Qué tipo de hechizos utilizan Belladona y Flor de Ensueño? – preguntó al oficial. El hombre lo miró extrañado.
- ¿Viajes Astrales? – dijo. Su comandante sonrió.
- Exactamente. Pero eso es demasiado infantil para estos dos malvivientes. Lo que estos bastardos hicieron fue saltar a otra dimensión, cuerpo y todo.
- ¿A otra dimensión? ¿Crearon una puerta dimensional? – el otro parecía sorprendido.
- No. – dijo el capitán. Se había puesto de pie y ahora colocaba sus manos sobre el cuerpo de la mujer, formando un triángulo con sus dedos y pasándolo por encima de la cabeza. Ahí, en la frente, una luz violeta se iba haciendo cada vez más pequeña – Una Diosa les permitió la entrada…


CONTINUARA......

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Cómo escribir una novela en 100 días o menos

by John Coyne

¿Cuántas veces has terminado de leer una novela y luego te dices, "yo pude haber escrito este libro?" ¿Sabes qué? Estas en lo cierto. Todos nosotros, creo yo, cargamos al menos una novela en nuestras cabezas y en nuestros corazones. El novelista Toni Morrison lo dijo de la siguiente manera: "Si hay 1 libro que quieras leer pero que todavía no ha sido escrito, entonces tú debes ser la persona que debe escribirlo"

Escribir un libro no es cosa fácil. Sin embargo, cada día se publica un libro nuevo. En 1996, de acuerdo a Books in Print, 1.3 millones de libros salieron a la venta. El número de libros publicados en los Estados Unidos únicamente fueron 140, 000 ese año. Así que, ¿por qué no hacerlo?


Lo que necesitas...

Creo que si puedes escribir un enunciado sencillo en cualquier idioma (después de todo, eso fue lo que Ernest Hemingway escribió), estás alerta al mundo que te rodea, y quieres escribir una buena novela -- y que REALMENTE lo quieres hacer, no nada más a medias -- entonces puedes hacerlo. No creo que alguien se volvió escritor yendo a un taller, leyendo un libro, o inclusive leyendo este artículo. Escribir viene de algo interno en un escritor. Sin embargo, este artículo te ahorrará tiempo, te guiará a la dirección correcta, y te ayudará a escribir una novela en 100 días o menos. 



¿Posible?


Funciona. Yo lo he hecho antes varias veces.


Se lo que significa encontrar una hora o dos al día (o noche) para escribir. No es fácil escribir una novela, no cuando tienes un trabajo de tiempo completo, familia y responsabilidades, pero puede hacerse. La mayoría de los escritores, de hecho, tienen que llevar una doble o triple vida cuando escriben sus novelas. Pero una vez que vendas ese primer libro entonces tal vez sea un gran éxito y puedas renunciar a todo  menos a ser escritor.



Los grandes escritores lo han hecho...

Sí, tienes un trabajo. Sí, tienes una familia. Ninguna ha detenido a los grandes escritores en el pasado. El poeta Wallace Stevens era vice-presidente de una compañía de seguros y un experto en el mercado de valores. T.S. Eliot de joven era un banquero. Carlos Williams era un pediatra. Robert Frost  criaba pollos. Hart Crane empacaba dulces en el almacén de su padre. Stephen Crane era un corresponsal de guerra. Marianne Moore trabajaba en la biblioteca pública de Nueva York. James Dickey trabajaba para una agencia publicitaria. Archibald MacLeish era director de una oficina de hechos y logística durante la Segunda Guerra Mundial.


De las emociones puras...


¿Qué es lo que crea a un escritor? Tal vez es un incidente -- uno que ocurre en la etapa temprana de la vida y define el sentido de inspiración y conciencia de un autor. Tomemos el caso de José Saramago, el primer escritor portugués en recibir el Premio Nóbel en Literatura. Hijo de un padre campesino y madre iletrada, se crió en un hogar sin libros, le tomó casi 40 años en ir de un alfarero a un servidor público a un editor en una casa editorial a un editor de periódico. Tenía 60 años antes de que recibiera el reconocimiento en su hogar y en el extranjero con Baltasar y Blimuda.


De niño, pasaba sus vacaciones con sus abuelos en un pueblo llamado Azinhaga. Cuando su abuelo sufrió un derrame y lo llevaron a Lisboa para tratamiento, Saramago recuerda, "Fue al patio de su casa, donde había árboles, higueras, olivos. Y luego se fue de uno en uno, abrazándolos y llorando, despidiéndose de ellos porque sabía que no regresaría. Ver esto, vivir esto, vivir esto, si no te marca para el resto de tu vida," dice Saramago, "no tienes sentimientos."


Comienza con la emoción pura. Conviértelo en prosa.


Comencemos

Sinclair Lewis fue invitado para platicar con algunos estudiantes acerca del oficio del escritor. Se puso de pie al frente del salón y preguntó, "¿Cuántos de ustedes tienen bien en serio esto de ser escritores?" y un mar de manos se levantaron. Lewis entonces preguntó, "Bueno, ¿y por qué están aquí en lugar de estar en casa, escribiendo?" Y con eso, se salió del lugar.

Así que ya es hora de que empieces a escribir.


Lo que sigue es tu diario -- que todos los días tenga palabras de motivación, consejo, o sabiduría, o una tarea que tengas que hacer para que tu libro se escriba. Es lo que necesitas cada día para los siguientes cien que tomará en escribir tu novela.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Fuera Canas... Fuera Prejuicios... Bienvenidos todos.

Con gran orgullo se presentó el Fuera Canas 2.4! en la cafetería Starbucks Misiones a pesar de los prejuicios emitidos anteriormente por el lugar. Las voces de los jóvenes contagian de poesía y narrativa al momento que se huele el café salir de las cafeteras y el pan salir de los hornos. Y por momentos hasta los baristas se detenían a escuchar los versos, a reír con las anécdotas y a aplaudir a los participantes. Hubo quien fue la primera vez que los escuchó y se enamoró de sus voces; hubo quien ya los había escuchado antes y los ha seguido desde sus días en la Cafebrería y del Bazar y del Transporte... hubo quien reconoció su alma en las voces de estos chicos... en fin... de todo hubo.

Menores de 25 años, dice la convocatoria, y no decepcionan --- ni una sola vez. Es un regocijo (único tal vez) el escuchar las palabras salir de las almas que alguna vez me hacen recordar a muchos que, antes de ellos, dejaron en esta ciudad. Lucha libre entre un pez y un dragón, desamores adolescentes, matrimonios sin nombre, peces y ciudades perdidas... fueron miles las imágenes que estos chicos dejaron esta tarde. Aquellos que pasaron a escuchar un rato, se quedaron con ganas de más, preguntando cuándo se repetiría para llegar con mayor tiempo y si habría la posibilidad de tener una copia de tal o cual verso..

Fue una gran satisfacción ver reunidos a tanto chavo que, con la bandera de la literatura, se quitaron de encima los prejuicios que el anuncio de este Fuera Canas generó en las redes sociales. "Lugar de fresas", "Canas vendidos" y otros prorrogativos mucho menos halagadores fueron los recibidos al momento de anunciar la "nueva casa" del Fuera Canas, que creció y se desarrolló con buen augurio en la Cafebrería Sol y Luna de Ciudad Juárez y que recientemente había andado de vaguillo por aquí y por allá.

Las razones pudieron haber sido muchas. Se pensó en Starbucks porque, quieran que no, es el lugar con mayor audiencia juvenil non-alcohólica que tiene la ciudad, aunado al hecho de que son 3 sucursales, hay café al alcance de todos (SI, al alcance de todos --- si se van x el café del día en vaso chico no gastan más de 30 varos) y tienen terraza Y local interior lo cual nos lleva a solucionar el problema del calor y del frío. En fin... al principio nosotros pensamos que era buena idea unir a estas dos fuerzas juveniles. Pero luego vinieron las críticas... muy en particular recuerdo una que recibí durante EDITA 2011, cuando comenté esto a algunos presentes. El comentario vino luego de que, en un ardid cafetero cabrón, dije, "Tengo ganas de un frambuesa frapuccino como el que venden en el Starbucks... ¡Por cierto! Ahí tendremos nuestro Fuera Canas y lo transmitiremos en vivo..." El editor en cuestión (dueño/promotor de una editorial cartonera) me dijo con ese aire snobista que caracteriza a todos aquellos que ven a los demás por debajo de los hombros:

- Starbucks es una marca comercial que se dedica a la fabricación de armas...

Ya había escuchado esto antes de boca de varios poetas, pensadores, periodistas, etc... Mi comentario siempre ha sido el de "¿Y tienes pruebas contundentes en donde hayas visto la marca sacar un misil de su ventanilla o cómo sabes esto?" pero luego me decidí a callar ante lo que viene a ser una ola de comentarios elitistas que no vienen al caso... en esta ocasión no lo iba a dejar así como así... con mi carita de inocencia con mis orejas bien puestas respondí:

- Tal vez... pero yo sólo quiero un café. Tú trabajas con una cartonera...
- ¿Y luego? ¡Yo no fabrico armas para matar gente inocente! ¡Esas son las mismas armas que dejan tantos muertos en Juárez y México!
- Tal vez... pero tú trabajas con una cartonera... es decir, trabajas con cartón... lo cual quiere decir que miles de árboles mueren año con año para fabricar aquello con lo que tú trabajas... ¿duermes bien luego de saber que tu obra de arte contribuye a destruir el planeta?

No hubo respuesta. Claro que no. Todo lo que hacemos en un pequeño o gran contexto se liga a otra cosa. No podemos poner prejuicios ante lo que los demás hacen si no podemos ponernos a nosotros mismos bajo la misma lupa.No podemos decirnos defensores de la libertad cuando no podemos aceptar que nuestra propia gente sea libre; no podemos ser defensores de las buenas costumbres cuando bajo puertas cerradas somos crueles con nuestras familias. No podemos defender a dios si no sabemos rezar en su idioma...

Y bajo esto, Fuera Canas! se presentó en Starbucks. Fue un orgullo ver a un grupo de jóvenes presentarse, a pesar de los prejuicios, a un lugar que simplemente le abre las puertas al arte, a la literatura, a la ciudad y a sus jóvenes.  Nada mas que café, letras, buen juju, buen mojo y buena vibra. Nada más que un ambiente de amistad, un ambiente de creación y esa fuerza que los jóvenes traen consigo. Una vibra que si no has estado ahí no la sientes. Una fuerza que te hace sentir vivo y te llena y te contagia. Eso es lo importante al final de cuentas...

Yo... bueno, yo si me tomé un café. Me gusta el café del SB.... mucho más cuando escucho tan buena poesía...Fuera Canas! nació en un lugar de café... y sigue siendo la mezcla perfecta entre la literatura, la ciudad... y el aroma java que atraviesa el mundo entero.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

EDITA 2011 -- Carguemos el Revolver de Poesía

Ayer terminaron las sesiones de EDITA 2011. Fue mucho lo que aprendí en un corto periodo de tiempo y son muchos los aliados que Escritores por Juárez logra en su lucha por la justicia social. Fueron días en donde editores expusieron sus ideas, su creatividad y su arte. Habrían de haber más festivales de estos, digo yo --- o al menos que me inviten a más.

No es sólo el hecho de visitar lugares que nunca he visitado, sino de conocer gente y relacionarte más con el medio. Siento q he perdido tiempo al estar alejada del ámbito de las letras durante diez años, recluyéndome en mi "coccoon" en donde nadie entra, nadie sale. Tal vez si hubiera seguido, ahora estaría viajando de festival en festival... Me imagino que es sólo el inicio y eso me emociona bastante.

Pero aún así, ayer fui a conocer La Condesa. Pudiendo ya andar x las calles de Coyoacán sin problema alguno (thumbs up con los mercados y los museos del lugar de los coyotes, BTW), Cecilia llegó a ver mi ponencia y de ahí nos fuimos a sus rumbos. La Condesa es , de acuerdo a mi guía, el lugar donde viven todos los artistas bohemios. Está muy bonito y sus edificios te dan ese aire de melancolía -- como los que cargan las calles de mi Juárez querido. Pensé mucho rato en que si pudiera yo vivir en estos dos lugares --- y mi respuesta siempre fue no.

Sin embargo, esto me trae a qué es lo que he aprendido estos días. Supe cómo se ve un edificio Barragán enmedio dos edificios Art-Deco. Supe cómo se ve un parque con dueños responsables paseando a sus perros un sábado por la tarde. Supe cómo sabe un café cuando se va visitar a una amiga y se cuentan "chismes de los gachos" porque "no hay mejor chisme que el chisme de la desgracia de las personas que te caen realmente mal." Supe cómo se ve un árbol de nochebuena.  Supe que recargando un revolver con poesía tiene mayor efectividad en cambiar  a la gente que uno lleno de balas. Supe que la narrativa se confunde con la poesía y que la poesía se confunde con los ensayos y a los ensayos les vale madres. Supe que la CINETECA no abre los lunes. Supe que a veces pedir las cosas te da un poco de pena (Uberto y las orejas) y supe que Juárez en el mundo es sinónimo de reclamo social, violencia, poesía, arte y enojo.

Supe que en Francia dicen que violamos mujeres y que en Suecia dicen que matamos niños y que en Irlanda dicen que matamos a nuestros jóvenes y que en todos estos lugares dicen que la gente de Juárez tiene pantalones suficientes para pelear contra su gobierno terrorista y no claudicar. Supe que tenemos muchos más aliados de los que imaginamos en esta lucha.

¡Qué lindo viaje!  Espero me invitasen a   más eventos como este!

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Panda en un lugar de Coyotes

Hoy llegué a Coyoacán. Con motivo del evento de EDITA... Es el primer día y hasta hoy, he tenido toda una serie de aventuras.

Primero. El Avión.

Me tocó en el asiento de a mero atrás, en la ventana... con un compañero de viaje que quería dormirse y no hallaba cómo decirme que si lo dejaba recargarse para dormirse en mi hombro....

La Conferencia.

Las conferencias han estado so-so. Lo interesante de esto es que por fin se tiene una idea de cómo iniciar una editorial. Uberto es un amor con patas. Me ha dado una hermosa bienvenida. El hostal donde me estoy quedando es ubber cool. Ya he hecho varios amigos. Sandy es americano, Raphael es francés, y esta esta chica que no me acuerdo como se llama pero es de Suiza... And she's pretty cool. Y tambien esta un cuate que es de Acapulco. Pero bueno. Las conferencias. Hubo una muy chingona acerca de cómo las fonéticas son similares en todos los idiomas. Me he dado cuenta de que las editoriales que han venido aquí son eso, de AQUI... imaginen a este tiempo el prox. año, la editorial de Cd Juárez.

El Hostal

Como ya dije... tengo un nuevo posee... hoy hemos ido a comer a Coyoacán... bien rico. Luego caminamos x todos lados y tomamos champurrado. Sandy es medio Japonés --- bueno, él jura. Raphael sabe español pero se le escucha bien curiosito. Creo q la chava de suiza es Kristen... pero luego le pregunto. Es a toda madre....

Mañana se presentan unas editoriales electronicas.

good luck!!!

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS